Follow by Email

martes, 25 de diciembre de 2012

Notas sobre fabulación y Revelación: Nazaret y Belén no existieron en vida de Jesús.



"Crismón": letras griegas  X -ji-, y P -ro-, iniciales de  Χριστός

La imponente artillería exegética, teológica y vaticana para justificar históricamente lo que inicialmente era simplemente un mito genésico de una pequeña secta, la de los cristianos –y quizá anterior, con los Esenios y su “Maestro de Verdad” en el s.I a.n.e-, no ha podido impedir que la intuición libre y las investigaciones subsiguientes, pusiesen en duda lo que ese resto del Imperio romano que es la Iglesia Católica, Apostólica y Romana lleva afirmando desde el concilio de Nicea sobre la figura legendaria de Cristo (325 d.n.e.).(1)
Pero la divinidad de Cristo afirmada por el emperador Constantino I, frente a la tesis de Arriano- que postulaba la naturaleza creada y no divina del mismo-, nunca detuvo a la Iglesia en su intento de defender a Cristo como personaje histórico.






La "bulla" de 1´5 cm descubierta en la ciudad de David.  S.VII. a.n.e.










En Mayo de este año que termina, unos arqueólogos, dirigidos por Eli Shukron, desenterraron en la ciudad de David una “bulla fiscal”  o sello de arcilla de 1- 5 cm. del siglo VII antes de nuestra era. En esta pieza se mencionaría el término “bat lechem”, cuya posible traducción sería la de Bethlehem.(2)
"בשבעת Bishvʽat בת לחם Bat Lechem  למל]ך]  [Lemel]ekh"
El descubrimiento sería para algunos la prueba extra-bíblica más temprana de la existencia de la población, mientras que para otros, sería la única prueba fiable de tal existencia, y así es para el propio director de las excavaciones:
 “this is the first time the name Bethlehem appears outside the Bible” (3)
Sin embargo, para George Athas  -a pesar de ser cristiano-, el segundo registro de la “bulla” no hablaría de una ciudad sino de un patronímico, seguramente femenino: "it’s just possible that the second register is a patronymic for a woman.” Y así la traducción, en lugar de Belén, sería la de  “daughter of Lah”, o sea que hablaría de la “hija de Lah”. (4)








Entre los partidarios de la lectura pro-bíblica del sello fiscal,  Shmuel  Ahituv, de la Ben-Gurion University, considera que ese segundo registro habla sin duda de Belén. (5)Todo pivotaba sobre la primera letra de la segunda línea y su fiel traducción.
Pero a nosotros no nos interesa la discusión sobre si la primera letra del segundo registro de la “bulla” es una “b” o una “y”, sino lo que  encontramos en el libro revelado y como allí mismo se expone la existencia de Belén: porque el problema está en la manipulación que realizan Mateo, Lucas y Juan de las propias citas del Antiguo Testamento -en sus profecías- y no en saber si, tarde o temprano, encontraremos una ciudad llamada  Belén o no. Y ese es el problema que nos topamos siempre en textos que no son ni históricos ni científicos, sino exégesis de textos míticos.
No podemos negar que los textos bíblicos sí son fabulaciones, al menos en cuanto a las interpretaciones que se dan en el Nuevo Testamento sobre la existencia histórica de Cristo y, especialmente en lo que se refiere a los lugares genésicos del Cristo -que dependían de las profecías-. 
Toda la confusión comienza con el mismo nombre que cambia, se transforma y se vuelve equívoco según el autor de que se trate: así tenemos el  "Jesús hijo de Ananus" de Flavio Josefo en sus Antiguedades, o los "Jesús" del Talmud, el de Pandira y el "Jesús Ben Sotada", los dos citados en ese libro que no tiene nada de histórico; pero también tenemos el "Chrestus" de Suetonio, en su Vida de Claudio, un nombre muy extendido en la época o, finalmente,  el "Cristo" –que no Jesús- de Tácito en sus Anales, escritos del 117, cuando ya estaba fijada la tradición dogmática cristiana y que, por lo tanto pueden –casi seguro- estar contaminados por las enseñanzas de los proselitistas de la secta.(6)
Es curioso que para Antonio Piñero, catedrático de filología griega de la Universidad Complutense, “este hallazgo  evidencia que no todo tiene por qué ser puesto en duda de forma sistemática”, a pesar de que se admita que surge en unas excavaciones con cierto carácter polémico, pues parte –como reconoce Julio Martín Alarcón- de “un proyecto dedicado a evidenciar con restos  arqueológicos la validez de ciertos textos de la biblia”.(7) 
Es el estado de Israel el que se interesa por descubrir arqueología hebrea en lugares disputados para así legitimar su posesión.  Pero, por otra parte, la Iglesia sigue con interés los descubrimientos, pues sitúan siempre en lo histórico –a pesar de las conclusiones- a su figura central, Cristo.
Pero vayamos a dos de las principales imposturas sobre el supuesto sujeto histórico denominado  como “Jesús de Nazaret”.








Aparición de Jesús en el lago Tiberíades. Juan 21. 1-14.












Lo primero es que no existe Nazaret(8) , no al menos la ciudad o pueblo de Nazaret, sino el nombre del mismísimo lago Tiberíades y todo el valle que lo circunda, esto es el “Gue Netsareth” o, para nosotros, Genesaret.(9)   “Razones” para ese invento, solo una, pero esencial: la comarca, en donde se encuentra la también famosa Caná, era el eje territorial de la lucha de los Zelotes, estirpe militante de la que no se quería hacer descender a Cristo al que se definía por el contrario, como “guerrero del Amor” y, en cierto modo, transigente con la dominación romana –“dad a Dios lo que es de Dios y al Cesar lo que es del Cesar”-. En concreto Caná –siempre según Evsing- significa “cubil” o “nido” y su raíz “can” dio origen a “canai”, “zelote”.



























La mejor exposición sobre el largo y falaz proceso arqueológico de la búsqueda de la Nazaret cristiana -esto es antes del siglo IV después de Cristo- la ha realizado René Salm´s en su obra The Myth of Nazareth: The Invented Town of Jesus (2008), (10) en el que se demuestra que todos los hallazgos arqueológicos son posteriores al supuesto nacimiento de la virgen María madre de Cristo y que, por lo tanto se ha producido un auténtico proceso de “invention” of Nazareth...Proceso en el que se inscribió la construcción de un auténtico parque temático denominado "Villa Jesús de Nazaret" con la mayor inversión de “Miracle of Nazareth International Foundation”, dependiente de la UHL (Universidad de Tierra santa). La más completa información sobre esta "invención" de la Nazareth cristiana la ha recopilado de modo exhaustivo Liria Azaila en su blog "Religión inventada". (11) 
La segunda impostura es sobre el supuesto poblado en el que nace Cristo: “Belén”.
Mateo, Lucas (12)  y Juan (13)  están “obligados” a cumplir una doble profecía: la de Isaías (14) y la del libro de Miqueas; por la primera, el “mesías” seria “vástago” – “Netser” de donde Netzaret- de la casa de David, mientras que por la segunda, nacería en Belén. Pero la frase textual de Miqueas dice:
“Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel.” (15) 
Ahora bien, la oscuridad del texto de Miqueas, aprovechada por Mateos para manipular su significado –suponiendo que habla de una ciudad, la tal Belén de Judá-, solo puede iluminarse con el texto de las “Crónicas” en el que se aclara que Belén no es una ciudad sino una persona incluida en una concreta estirpe, la de “los hijos de Hur”:
“Los hijos de Hur, primogénito de Efratá: Sobal, padre de Quiriat-jearim, Salma, padre de Belén, y Haref, padre de Bet-gader. (…) Los hijos de Salma: Belén, y los netofatitas…”(16)
Cuando volvemos a Miqueas (17), entendemos que a quien se está refiriendo al hablar de Belén Efrata, es a la familia de la que saldrá el guerrero que les libertará del “asirio”, héroe  que saldrá de “siete pastores y ocho hombres principales”, pero nunca de una ciudad.
Todo este caos final se produce a causa de la “imposibilidad”, según la creencia general, de que el Mesías procediera de Galilea, así como la “necesidad” de que naciera o viviera tanto en Nazaret como en Belén, datos incluidos en la profecía complicada por la nefasta interpretación del pasaje de Miqueas.(18)
Solo cuando acudimos a la traducción evangélica –que no interpretación, como ellos mismos aclaran- vemos reconocido el auténtico sentido del pasaje de Miqueas:
“Pero tú, Belén Efrata, aunque eres pequeña entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que ha de ser gobernante en Israel.(19)
Confusiones interesadas o no, pero en todo caso manipulaciones caóticas propias de los escritos no históricos, sino dogmáticos y sectarios, textos incluidos en la tradición hebrea de las profecías, mediante las que se obtenía la  guía del pueblo  por la adivinación del futuro.



(1) Puede consultarse un buen catálogo –siempre parcial- de las intuiciones e investigaciones críticas sobre los viejos libros testamentarios, tanto como sobre los nuevos en la página http://www.jesusneverexisted.com/scholars-spanish.html. “Demoliendo el Mito de Jesús – Historia”
(2) Israel Antiquities Authority. Press Oficce. Earliest Archaeological Evidence of the Existence of the City of Bethlehem already in the First Temple Period (May 2012). http://www.antiquities.org.il/article_Item_eng.asp?sec_id=25&subj_id=240&id=1938&module_id=#as
(3)"According to Eli Shukron, director of the excavation on behalf of the Israel Antiquities Authority, “it seems that in the seventh year of the reign of a king (it is unclear if the king referred to here is Hezekiah, Manasseh or Josiah), a shipment was dispatched from Bethlehem to the king in Jerusalem. The bulla we found belongs to the group of “fiscal” bullae – administrative bullae used to seal tax shipments remitted to the taxation system of the Kingdom of Judah in the late eighth and seventh centuries BCE. The tax could have been paid in the form of silver or agricultural produce such as wine or wheat”. Shukron emphasizes,” this is the first time the name Bethlehem appears outside the Bible, in an inscription from the First Temple period, which proves that Bethlehem was indeed a city in the Kingdom of Judah, and possibly also in earlier periods”.http://www.antiquities.org.il/article_Item_eng.aspsec_id=25&subj_id=240&id=1938&module_id=#as En la página siguiente puede verse un pequeño reportaje sobre el objeto en cuestión, la bulla del siglo VII antes de nuestra era. http://blogdeestudiosbiblicos.wordpress.com/2012/09/13/descubren-un-sello-antiguo-con-el-nombre-de-la-ciudad-de-belen/
(4) “Seals of prominent women are not unknown, but it would suggest that the owner was most likely royalty—either a wife or daughter of the king. This reading is a distinct possibility, but ultimately cannot be verified.” http://withmeagrepowers.wordpress.com/2012/05/24/a-new-seal-that-does-not-refer-to-bethlehem/
(6) Drews, Arthur,  Die Christusmythe. 1909, Trad. J. Vega. Ed. Tántalo. Madrid 1988; véase mi resumen en el blog: http://earnestgarcimunoz.blogspot.com.es/p/6-religion.html, texto sexto de la página.
(7)Por el contrario, todos estos textos tienen que ponerse sistemáticamente en duda, a causa de los siglos que la iglesia manipuló –desde la cabeza ideológica y religiosa del imperio romano-  todas las fuentes, eliminando textos esenciales, como la obra de Porfirio –de la que sabemos algo gracias a la “Civitate Dei” de Agustín de Hipona-, o como veinte de los treinta libros de la obra de Juliano el Apóstata, entre los que se encontraba el “Contra Galileos”, o la Física y la Metafísica de Aristóteles que desaparecieron hasta varios siglos después. http://los32rumbos.com/pages/noticia.asp?Id=507
(8)Mateo 2: 1-23 y Lucas 1:26, 2:4, y 2.39.
(9) Evsing, Emmanuel. La grande imposture, II, 4.,  Pág. 83. Editions Arcturus, Toulouse, 1979, traducción en Martínez Roca 1981
(10) Salm, René, The Myth of Nazareth: The Invented Town of Jesus. Edited by Frank Zindler. American Atheist Press, Cranford, New Jersey. 2008 http://www.nazarethmyth.info/index.html
(11) http://religioninventada.blogspot.com.es/2009/05/nazaret-inventado.html Es la mejor exposición histórica del "proceso" arqueológico de invención de la Nazaret cristiana.
(12) Mateo, 2:1., y 2:23. “Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos”; “Y vino y habitó en la ciudad que se llama Nazaret, para que se cumpliese lo que fue dicho por los profetas, que habría de ser llamado nazareno.” Lucas 1: 26 y 2: 4., prácticamente el mismo contenido que en Mateo, 
(13) Juan 7:41,42 y 52. "Otros decían: este el Cristo. Pero algunos decían: ¿De Galilea ha de venir el Cristo? "(41) "¿No dice la escritura que del linaje de David, y de la aldea de Belén, de donde era David, ha de venir el Cristo?" (42) "Respondieron y le dijeron: ¿Eres tú también galileo? Escudriña y ve que de Galilea nunca se ha levantado profeta." (52)
(14) Isaías, 11:1. “Netser” significa vástago, retoño y rama. “Saldrá una vara del tronco de Isaí, y un vástago retoñará de sus raíces.”
(15) Miqueas 5.2.
(16) “Crónicas”, 1:50,51 y 54.
(17) “Miqueas” 5:5 y 6.
(18) Juan, 7:42 y 52.
(19) La Biblia de las Américas (© 1997 Lockman)

3 comentarios:

  1. Hola Ernesto, hace un tiempo dejaste un comentario en Económicamente Incorrecto, siento muchisimo la tardanza, te he contestado, espero que te sirva.

    Muchas gracias por leernos.

    ResponderEliminar
  2. En los textos figura "Polis Nazaret" que significa "Ciudad Consagrada" o literalmente "Ciudad Augusta"
    Nazaret significa en hebreo Consagrada, Augusta y en Galilea solo la capital tenía esa consideración en aquel momento.
    Durante los primeros años de nuestra Era, cuando Jesús vive con sus padres, hermanos y abuelos maternos en las cercanías de la ciudad Seforis. La ciudad más importante de Galilea, a pesar de lo cual el nombre de la ciudad no es citado nunca en la Biblia, ni en el Talmud, ni aparece tampoco en los Evangelios.

    Quizás esta circunstancia fue debido a que el enclave de la ciudad recibió muy diversos nombres en la antigüedad: Tzippori, Autocratis, (ornamento de la Galilea), Sepphoris, Eirenopolis (ciudad de la paz), Diocesaria, y quizás por este continuo cambio en su topónimo en los textos de los evangelios se nombra como Nazaret: "La ciudad consagrada" en hebreo original.

    Ver: Los años de "maestría" de Jesús
    Dónde ejerció su oficio Jesús de Nazaret y como alcanzó su grado de maestro.
    http://eltablerodepiedra.blogspot.com.es/2011/09/donde-ejercio-su-oficio-jesus-de.html

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. No es posible, en historia científica, afirmar que algo existe en "los textos" sin citar los mismos.
    Sólo hay referencias a la ciudad de Nazaret en los Evangelios “canónicos”, textos manipulados por la Iglesia desde el siglo IV. Son diez citas -2 de Mateo, una de Marcos, cinco de Lucas y uno de Juan-.
    Pero, a pesar de esos textos, no hay constancia arqueológica ni histórica de la existencia de esta ciudad antes del siglo IV, “nadie parece conocerla, nadie la nombra, nadie la cita.” (Liria Azaila).
    No aparece nunca en el Antiguo Testamento, ni el Libro de Josué, ni en los Evangelios apócrifos de Tomás, ni de Felipe, ni de Pedro, ni en el de María Magdalena, ni en el de Judas, ni en el secreto de Marcos o el de Santiago. Tampoco da noticia de aquel el Talmud – que incluye 63 pueblos y seis aldeas, y nada de Nazaret-; Pablo no la menciona en sus Epístolas, como ningún historiador –ni Flavio Josefo- cita la supuesta ciudad.
    Según Evelyn Waugh en su "Helena Emperatriz y Santa" -Editorial Edhasa Barcelona 2006-, es Helena Constantina, madre del emperador Constantino, quien, en viaje el 313, y tras no encontrar nada de la ciudad decide el sitio -“intuitivamente”- y “descubre” la gruta de la anunciación…
    Es curioso que el emplazamiento recibiera hasta cinco nombres y ninguno el de Nazaret.
    Sobre la hipótesis de la condición de arquitecto de Jesús, por el apelativo de “Maestro”, tampoco hay ningún dato ni texto; la única mención de ese término –nunca en referencia a construcción o profesor de construcciones- es la de los textos de Qumrán, así por ejemplo en "Documento de Damasco, Columna VI" se habla del tiempo de los impíos, en los que, los "nobles del pueblo", deben de "excavar el pozo", "con las varas que decretó la vara" (enseñanzas, estatutos y reglamentos), "hasta que surja el que enseña la justicia (el Maestro de Justicia) al final de los tiempos".
    No es maestro de hacer pozos, sino que hay que esperar al tiempo en que aparezca el “mesías” de Justicia –en otros documentos como el "Comentario a Isaías" (4QPesher Isaías, 4Q161, Fragmento 8-10, Columna II, 11-25). También en el “Comentario Habacuc” (1QpHab) aparece el justo “Maestro de Justicia”, frente al “Sacerdote inicuo” y los fragmentos de los pesahrim de Miqueas (1 y 4QpMiq) Vid. Davies, Brooke y Callaway, The Complete World of the Dead Sea Scrolls. Thames & Hudson, London 2002. Traducción en Alianza Editorial 2002. Páginas 96 y siguientes, sobre la “Cueva 1”.
    Todos los textos de Qumrán están en http://extrabiblica.tripod.com/qumr.html
    Gracias por su participación en el blog. Un saludo.

    ResponderEliminar